La concentració de poder agroindustrial…

Es importante resaltar que estos dos elementos, genética y piensos, no funcionan aisladamente, se coordinan. Los animales son en realidad animales-pienso (animales que responden al pienso) y el pienso es pienso-animal (pienso pensado para esos animales).

(…) uno de cada dos pavos que se producen industrialmente en el mundo lleva el DNI de Hendrix en el pìco. En España Hendrix (a través de su filial Hypor) es propietaria de la genética de 1 de cada 4 cerdos. (…) En porcino, 1 de cada 3 cerdos de Norteamérica (el principal productor mundial después de China) y uno de cada 10 en Europa son made in Genus. Por lo que se refiere a su división bovina (ABS) vende anualmente 10 millones de dosis seminales, con las cuales podría inseminar a la mitad de las vacas lecheras europeas y a 15 veces las vacas lecheras del estado español.

Estas empresas suministran el material sobre el que se edifica la leche, los huevos o la carne industrial, a ese material se le añade el pienso.

Una sola empresa (Nutreco) controla casi el 20% del pienso que se produce en el estado español Las cuatro principales empresas, Nutreco, Guissona, Vall Companys y Coren, controlan el 35% del mercado de piensos

En el estado español los dos principales componentes del pienso (cereales y soja) son controlados por Cargill y Bunge. En Europa esas dos empresas más ADM controlan el 80% de la soja que entra en el continente. Ese grado de concentración también existe a nivel mundial, básicamente dos actores, Cargill y ADM, controlan el sector de los cereales en el mundo (más del 70% del mercado entre los dos), y las “4 grandes”, Cargill, ADM, Bunge y Dreyfus, dominan el de oleaginosas (soja). En la logística para la exportación de los granos, 4 empresas tienen las riendas del 60% (Cargill, Cenex Harvest States, ADM, General Mills).

Donde vemos una pechuga de pollo tenemos que empezar a ver a Cargill, donde vemos un huevo tenemos que empezar a ver a ADM, ¿Una chuleta de cerdo? Los mercados de futuros de la bolsa de Chicago. ¿Un huevo frito? A Hendrix. ¿Un café con leche? Además de Lactalis y Nestlé, pensemos en Bunge.

Pero hay una dimensión trascendental que forma parte de este complejo y no del de otros que también inciden en la cadena alimentaria: la especulación financiera. Los precios y cantidades del cereal y la soja que se ponen en circulación, así como sus condiciones, se deciden en la bolsa (El mercado CME de Chicago, unión del antiguo Chicago Mercantile Exchange y del Chicago Board of Trade, es el más importante en el sector), y con ellos se juega en el sentido más descarnado de la palabra. Por ejemplo, para un producto básico como el trigo, los fondos de inversión financieros controlan entre el 50% y el 60% del trigo comercializado en los más grandes mercados mundiales.

Ferran García (Veterinarios Sin Fronteras) – La mano que mece la cuna…es la mano que domina el mundo

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *