3 de 4

En la década de 1980, la posibilidad de que un hijo de trabajadores alcanzara un puesto directivo en España era muy baja; tres de cada cuatro estaban ocupados por hijos de la élite. Treinta años después, seguimos en las mismas. Según un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la escala de movilidad social se mantiene sin alteraciones desde 1965. Ni la transformación de la estructura económica ha servido para mejorar la situación; España dejó de ser un país agrícola, se convirtió en uno de servicios y, en consecuencia, también aumentó la oferta de cargos altos; pero la relación permanece idéntica: 3/1 entonces, 6/2 ahora.

Jesús Gómez – Malasaña

Font: Escolar.net

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *